Ir al contenido principal

Decisiones = 1

“Aquella sonrisa borró el sol de la tarde, su lágrima contigua lastimo a la dulce y gélida noche. La inerte tierra te sonrió con los brazos abiertos, mientras el resto del mundo interrumpía sus ocupaciones para dedicarte su atención. La fecha de vencimiento estaba en su punto de inicio e interrumpiste el proceso para avanzar más rápido hacia aquel destino absurdo que querías afrontar, el camino era largo, todos lo sabían pero esa no era la forma de llegar. Fue tan mala tu suerte, que el destino te giro la ruleta hacia otro número y tus planes fueron frustrados.

Tu vida era distinta, aunque no supieras ni el significado de esta. Paso a paso, te acomodaste a la cálida oscuridad de la tarde y hallaste una pregunta embotellada. La guardaste y la espera, y la curiosidad, ganaron. La tomaste como si fuera a resquebrajarse en un instante o tal vez a desaparecer, subiste la delgada e inestable tapa que la cubría y observaste como las palabras brotaban como fuegos artificiales por toda la costa. Finalmente se vació el tarro, y en el fondo de aquella miserable botellita quedó una pregunta decidida a obtener respuesta. ¿Me conoces?

Las lágrimas emergieron de tus ojos explosivamente, y la ruleta volvió a dar un giro, los números variaron y el destino se abrió paso a un sendero diferente, a algo más profundo, por fin el cielo te dedicaba toda su atención, y la mariposa del estanque había dejado de escuchar tus gritos ahogados, ahora solo el silencio y la tranquilidad te regresaban las respuestas.”

Hay decisiones en la vida que marcan al mundo en algún momento incauto y tal vez lejano. Hasta el más simple y mísero suceso repercute en la historia presente, futura y pasada. Cada día brinda una sonrisa diferente y un dolor distinto, y cada hora las respuestas a estos varían. Solo hay una persona destinada para algunas preguntas y solo ellos obtienen la respuesta, su “eslabón perdido”

Comentarios

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

The Listener

Pintura por Alice Lin - "The Listener"
Es viernes y los pájaros cantan en lo alto de la montaña, La luna ausente del mediodía recuerda el olor a crisantemos y la mujer con aroma a ciprés sienta en su regazo una hoja de amapola.
Pasan las horas y todo permanece inmóvil hasta que la hoja decidida a la aventura parte hacia el cielo. La mujer intenta alcanzarla en pleno vuelo pero falla
Un pintor a muchos kilómetros de distancia pinta una calandria sobre el regazo de una mujer desconocida con aroma a ciprés y gabán azul. 



Mi mamá no es de este planeta.

Ella, aunque este
a kilómetros de distancia
sabe si estoy enferma,
si me he puesto triste
o incluso si hice alguna travesura.

Mi mamá aunque este lejos
me abraza en las noches,
me protege y me cuida
de todo aquello
que pueda dañarme

Mi mamá como la tuya,
es la mejor del mundo:
sabe alegrar los días,
se preocupa en exceso,
cura enfermedades con caricias,
se enoja como nadie
y transforma los días en aventuras.

Mi mamá como la tuya,
me ha enseñado tantas cosas
que aunque hoy estemos en países diferentes
puedo abrazarla con letras
y sabrá todo lo que la quiero.

¡Feliz día mamá!
Estoy más que segura
que no eres de este planeta.