Ir al contenido principal

Su destino: la muerte

Ella corre dentro de una burbuja de niebla, bajo una atmosfera escalofriante e inverosímil.
Sus ojos se enfocan en el extenso universo. Lejos, escucha el tenue aullido de un lobo hambriento que sin pensarlo ha salido en busca de comida, no solo para él, sino tambien para sus crías. Más tarde, su rostro se posa en un cuerpo sanguinolento que se arrastra bajo la sombra de un gran acre, Su llanto siembra semillas de hiedra, fruto de su lastimera existencia. Sus gritos se ahogan en el mar que florece de sus ojos desgarrados por el esfuerzo, mientras el carmín se disuelve en el liquido incoloro. De repente, aquel ser tan miserable gime, en un intento de hablar y el pequeño murmullo que alcanza a percibir su sistema auditivo es tan débil e indescifrable que se pierde en la distancia. Ella se acerca para poder contemplar su rostro pero esté se encuentra infestado de lodo y desperdicios debido a que no posee fuerza para alzarse y se ha ido arrastrando por aquella montaña. La escena es tan tragica y melancolica que cualquier ser humano racional hubiera entrado en un estado compasivo, pero ella no lo era, ahora solo era una sombra dentro de aquel espacio terrenal, sin posibilidad de intervenciones, simplemente una observadora de la vida.

Aquel hombre creía pagar por sus penas y culpas de aquella manera tan desastroza, creía que era la única forma de que su alma sanara. El no vio a la chica dentro de la espesa niebla, el no vio que su muerte se acercaba y lo observaba con indiferencia, que aquel ángel destino a servir a la parca se llevaría todo su sufrimiento hacia otra parte... que en el limbo se libraría un juicio y se desidiria su destino, él no sabía que ella le castigaría por el sufrimiento que le hizo pasar en vida, de una forma más cruel y eterna, sin repudio, sin dolor, sin lastima, porque ella ya no era humana, sino una servidora de la muerte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

Al interior de un pequeño tejado

Hace tiempo que le busco, ¿O me busca? El hombre de la espalda curva y los pies de algodón flota sobre las estrellas y mece sus calcetas para acunar el paso de los días. Hace tanto que he dejado de hablarle, ya su rostro se disuelve en la tinta invisible de los años. Me gustaría volverle a robar un beso de colibrí, rápido, filoso, inquietante pero sobretodo dulce, como el néctar de las azucenas.

Espero algún día me encuentre ¿O lo encuentre? Quién sabe si soy yo o él quién sueña el paso de las horas sobre este teclado de hielo. Faltarán dos pasos y medio para las doce y aún el té no se posa sobre mis hombros de nube.

Deseos de domingo #21

A veces deseo ser una pequeña libélula danzando con el viento una coreografía invisible, y en noches de luna imagino como beso las nubes poco a poco hasta llenarme de algodón de estrellas. En las mañanas uso mi traje de seda bordeado con plumas de flamenco y llego volando hasta el trabajo y me poso en la pantalla de la computadora a dibujar un nuevo paisaje de azucenas.