Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

Instantes

Inhalaba el aroma de tu camisa, de ti. Un abrazo tierno y agradable cerraba el cuadro que la camara retrataria. Tu y yo no veiamos al estar absortos en miradas fugitivas, la escena oculta era grande como el universo y profunda como el oceano. Ciertamente, habia un gran espacio entre nuestros labios.
Crei en tantos sueños que olvide los mios, vi tantas historias que desvaneci la mia entre letras, deje a un lado las aventuras y los amores soñados, los patrones perfectos que no conducian a nada, pero tu, de forma increible y desastrosa, sigues buscando al principe azul de aquellos cuentos de hadas que alguna vez te contaron mientras intentabas dormir recostada en tu almohada, aun sigues buscando en el mar tu arete de estrella que en unas vacaciones perdiste, tu vida sigue siendo la misma, todavia no hallas la salida de tu laberinto inconcluso, opacado por la niebla de la incensatez.... y aún sigues buscando la puerta con el candado sin ninguna llave.

Dos

Una sonrisa era tan vital como la vida, era tan incandecente como el fuego, tan dulce como el glaseado y tan fuerte como un paro cardiaco. Una sonrisa de tus labios era tan mágica y tan escasa como un oasis en la mitad del desierto. Pero al mismo tiempo, una sonrisa tuya era tan falsa y quebrantable que generaba lastima, desalentadora y fúnebre me acobijaba en un sueño infrahumano, me adormilaba como si fuera un anestesico y paulatinamente me abducia en su macabra mueca.
Tus sonrisas arrolladoras me encantaban hasta que descubri su lado maquiavelico, asesino. Un arma de doble filo que me embruja y lastima incansablemente, un laberinto sin escapatoria, un tiempo perdido en el tiempo.

La estatua, el reflejo y su sombra.

¿Acaso no distinguís entre la devoción y la hipocresía? ¿Queréis tratarlas a ambas con igual idioma y rendir el mismo honor a la máscara que al rostro, igualar el artificio a la sinceridad, confundir las apariencias con las verdades, estimar al fantasma como, a la persona y a la moneda falsa como a la buena?
Molière

La hipocresía puede ser considerada como una especie de cadena de fases, en donde se empieza a exagerar el hecho de que sirva como mecanismo de defensa o escudo y se le abre paso a las banalidades, las cosas absurdas, egoístas e infames. Un vicio, A veces, una adicción. Es una especie de instinto con el que nacemos, medio oculto, medio palpable, que en determinado punto de nuestra vida toma partido en la historia y se alimenta del contacto continuo con la sociedad, buena o mala. En algunos sitios de la web se haya como: un acto de fingir en donde se tienen cualidades, ideas y sentimientos que en realidad no se tienen: la política está llena de hipocresía.

También cabe la posi…

Terror

"El miedo acoge intangible mi alma, aquellos cuervos horribles recorren incesantes a la espera de algo, rodean los arboles cercanos, generandome desesperación, me asustan, el terror prevalece ante su ansia, su espera por algo o por alguien. Aquellas aves carroñeras solo generan malos augurios, el tiempo corre incesante y ellos continuan alli, meciendose entre las ramas de los acres, cantando su horrible canción, la muerte está cerca, la parca viene trayendo unos pasos, o probablemente no. La idea genera un escalofrio constante que susurra a la soledad de la habitación. Solo el silencio y la pregunta que ronda mi cabeza me acogen... ¿su presencia será eterna? ¿ Preevaleceran en mis sueños?..."

El cielo pronto empieza a oscurecerse y el vacio de la habitación poco a poco responde la pregunta y llena de llantos a los espectadores. El temor permanecio sujeto a aquel cuerpo que yacia innerte en el crepusculo incandecente durante un corto tiempo, nunca dejo de odiar la culminación …

Un Dios de un nuevo mundo

Entregado a una historia se sienta el novelista en su escritorio e imagina lo que la mano en el papel plasma, las letras se distribuyen a lo largo de las páginas y los personajes del relato, cobran vida. Aquel hombre observa su creación andante y se da cuenta que es el Dios de aquel mundo disuelto en tinta, al ser proclamado rey toma el poder y promete defender ha aquellos seres fruto de su mente, con el tiempo y el pasar de las hojas su pueblo crece y se convierte en un mundo. Un mundo en donde sus principios y sus ideas se cumplen habiendo uno que otro pillo clandestino que se escapa a su poder consciente.

En determinado momento, se agota la tinta de la pluma y el escritor despierta de su anhelado sueño y va en busca del alma de su arma creadora, pero, mientras se ausenta, un maleovolo personaje huye del papel y tropieza con el vaso de liquido en la mesa, derramando un oceano sobre aquel mundo indefenso a las inhundaciones. Al oir los gritos el escritor regresa y observa con tristeza…