Ir al contenido principal

Días en islas desvariantes

Susan se encontraba en la mitad de la laguna, cubierta por el horrible fango verde y la espuma contaminada por la basura de los alrededores. Una lagrima espesa y negra rodaba por su pomulo derecho, un cuadro de picasso abandonado en la mitad de la selva. Su cabello era una maraña de suciedad, podia compararse con un nido de ratas o castores o quizá con un cangrejo ermitaño, una especie de extraterreste de pelicula de terror. Se hallaba sola, hecha escombros, entregada a aquellas aguas inmundas, infestadas por mosquitos. Ricky habia dejado de buscarla hace mucho tiempo, la esperanza de sus seres queridos habia desfallecido al hallar un collar y partes de su vestido nuevo atestados de sangre y trozos de piel seca, el tiempo habia pasado rapido y su noticia se habia convertido en algo tan efímero como el listado de promociones diarias en el supermercado, un caso incompleto más que se abalanzaba contra las hojas de los periodicos que hoy eran envoltorios para pescado. Había viajado en epoca de lluvias con un par de sus amigos a la selva del amazonas para estudiar un tipo de rana venenosa que afectaba la salud humana, pero en el trayecto habian perdido la gasolina y a un agujero que se habia creado en el exosto del automovil lo habia dejado inservible, inestable y envenenado. Su paseo fue interrumpido y continuado a pie, por lo menos hasta encontrar ayuda o alguna fuente de combustible estable que sirviera para arrancar el auto. Tras horas de caminar y divisar distintas posibilidades se echaron en los matorrales aun bajos y durmieron, sin despertar.

Al día siguiente Susan impuso su dulce y radiante sonrisa al sol, y esté oculto su brillante lado con un tenue eclipse, ella camino desorientada un par de metros hacia el este, zigzagueando entre arboles y animales venenosos y peligrosos que cruzaban el suelo húmedo hasta llegar a una imponente y deslumbrante laguna, allí vislumbro a un alto y hermoso hombrecillo que la observaba con dulzura sumergido en la mitad del lago, ella, hipnotizada por su belleza tomó su mano y se adentró en las profundidades, durante meses, años, instantes incontables para un tiempo discontinuo.

Un amanecer se convirtio en un momento cotidiano y escaso, mientras la noche era una primasia inalcanzable, una simple utopía para la sombra de la muerte, la llamarada de la selva que captura y envenena, luego liquida. Una viuda negra en diferentes tapas y envolturas. ¿Que paso con ellos? nadie lo sabe, ¿donde se encuentra aquella sombra errante? solo la selva y la laguna inhospita responden a esa pregunta inconclusa, mientras te toman con sus filosas garras para si.

Comentarios

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

The Listener

Pintura por Alice Lin - "The Listener"
Es viernes y los pájaros cantan en lo alto de la montaña, La luna ausente del mediodía recuerda el olor a crisantemos y la mujer con aroma a ciprés sienta en su regazo una hoja de amapola.
Pasan las horas y todo permanece inmóvil hasta que la hoja decidida a la aventura parte hacia el cielo. La mujer intenta alcanzarla en pleno vuelo pero falla
Un pintor a muchos kilómetros de distancia pinta una calandria sobre el regazo de una mujer desconocida con aroma a ciprés y gabán azul. 



Mi mamá no es de este planeta.

Ella, aunque este
a kilómetros de distancia
sabe si estoy enferma,
si me he puesto triste
o incluso si hice alguna travesura.

Mi mamá aunque este lejos
me abraza en las noches,
me protege y me cuida
de todo aquello
que pueda dañarme

Mi mamá como la tuya,
es la mejor del mundo:
sabe alegrar los días,
se preocupa en exceso,
cura enfermedades con caricias,
se enoja como nadie
y transforma los días en aventuras.

Mi mamá como la tuya,
me ha enseñado tantas cosas
que aunque hoy estemos en países diferentes
puedo abrazarla con letras
y sabrá todo lo que la quiero.

¡Feliz día mamá!
Estoy más que segura
que no eres de este planeta.