Ir al contenido principal

La fragancia de la muerte: resuena libertad.

Se encontraba en ese gélido lugar, recóndito, sombrío y lúgubre. Estaba ahí parado estático, desolado, infame de la existencia que podría acabar antes de que él lo supiera.

Los inviernos de su vida se habían extendido notablemente, aquél lugar le hacía abandonar toda esperanza, le traía memorias rotas a vivo fuego; era un sufrimiento interminable para él.

Pero había cosas buenas, él podía volverse más activo y podía pensar más a fondo acerca de todo lo vivido. Pero aún se preguntaba cómo había llegado ahí.

A través de la pequeña y única ventana que había en ese sitio, degustaba la noche en toda su magnificencia. Gracias a ella podía saborear el aroma a pinos, el incandescente brillo de la luna carmesí, el viento rozando su cara con una suavidad inhumana.

Era macabro pero a la vez relajador estar en ese sitio. El reloj viejo dejó de funcionar súbitamente. Él se rió, pensó: por fin, la luna carmesí ha decidido cuál es mi hora.

Una existencia des variante. El árbol de afuera indicaba que ya era otoño. Sus hojas rojizas, ocres y doradas con tonos luminosos. Pero para él siempre invierno, frío. Le generaba “hipotermia” sólo pensarlo, era un alma muy manipulable. Esclavo de sus impulsos, como cualquier otro humano.

Después de pensar tanto la noche anterior, el alba llegó dulcemente para entre abrir sus pensamientos, quería despojar los pensamientos absurdos que tenía abducidos en su mente.

El creería que no pasaría de esa noche, la muerte te hará libre. El futuro no existe, el pasado tampoco…y el hoy, se acabará pronto. Ansiaba tocar la esencia de la libertad, el ámbar, la dulce fragancia de la sangre, envolviéndolo, por fin salir de la monotonía de la vida. ¡POR FIN!

Llegará en cualquier momento, es mejor estar preparado.
Se impregnó en él esa esencia, se fue desvaneciendo paulatinamente. El brillo eterno y la armonía del cielo, lo acompañarían a él, Siempre.


Escrito por Elizabeth Batory de incognita perdida en el bosque para el telón de la luna.

Comentarios

  1. Un recorrido hermoso por el tiempo, las sensaciones y sobre todo los sentimientos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escaparates de la luna

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

Al interior de un pequeño tejado

Hace tiempo que le busco, ¿O me busca? El hombre de la espalda curva y los pies de algodón flota sobre las estrellas y mece sus calcetas para acunar el paso de los días. Hace tanto que he dejado de hablarle, ya su rostro se disuelve en la tinta invisible de los años. Me gustaría volverle a robar un beso de colibrí, rápido, filoso, inquietante pero sobretodo dulce, como el néctar de las azucenas.

Espero algún día me encuentre ¿O lo encuentre? Quién sabe si soy yo o él quién sueña el paso de las horas sobre este teclado de hielo. Faltarán dos pasos y medio para las doce y aún el té no se posa sobre mis hombros de nube.

Deseos de domingo #21

A veces deseo ser una pequeña libélula danzando con el viento una coreografía invisible, y en noches de luna imagino como beso las nubes poco a poco hasta llenarme de algodón de estrellas. En las mañanas uso mi traje de seda bordeado con plumas de flamenco y llego volando hasta el trabajo y me poso en la pantalla de la computadora a dibujar un nuevo paisaje de azucenas.