Ir al contenido principal

Panico

Habia veneno en aquella sopa humeante, hirviente y espesa, o eso decia ella mientras la observaba con asco, con disgusto, no era lo que deseaba, nunca lo era. Nunca habia sido la sopa perfecta, la vida añorada, no, siempre habian habido luchas, parches y renovaciones en todas las situaciones para que fueran pasables. Pero, la sopa continuaba alli, trafuga, con toda su terrible y maquiavelica presencia devorando la cuchara, consumiendola como si fuera acido. Al parecer no habia esperanza, era desfallecer por el hambre en aquella pequeña e improvisada habitacion o suicidarse con aquel caldero de maldiciones. Todos se hallaban encontra de su presencia, su unico aliado era ella y la verdad absoluta y el poder de la palabra eran suyos, ella habia obtenido todos los privilegios en su lucha por la vida, ahora sencillamente no podia decaer derrepente.

La cuchara parecia fundirse en el liquido espeso mientras su mente supersticiosa imaginaba toda clase de aatrocidades, el silencio atroz e intangible la consolaban en su decisión absurda, ¿para que se tomaba tanto tiempo si de todas formas iba a morir? Era como decidir si ponerse tinte azul o rojo, de todas maneras se coloraria el cabello, era tinte, era muerte de colores. Intento mantener la compostura y buscar una salida más dulce, con un futuro o por lo menos un mañana sin convulsiones. Su mente inquietante y agotada por el uso constante, nervioso y angustiado de neuronas y el ataque desaforado de los nervios la consumian, le otorgaban ideas aterradoras. En el sitio donde se hallaba, el tiempo era indeleble y perfido, solo su mente podia mantener el tiempo que transcurria y eso lograba hacerla disvariar aun más. El llanto por fin la derrumbo e hizo que se desplomara, inesperadamente, tomo su mano y empezo a morderla, la mastico hasta que sintio el liquido caliente derramarse entre la comisura de sus labios, lo hizo durante un rato, hasta que creyo saciarse y sintio dolor. El panico invadio su rostro al ver su muñeca destrozada, queria sobrevivir, pero no consumiendose ella misma, el terror y la locura la manipulaban, su razon la habia abandonado hace mucho rato, se diria que ya no era ella. Empezo a reir esquizofrenicamente hasta que se sintio ahogada. Despedazó su cuerpo y se entrego a la soledad, bebio la sopa, y absorvio con dulzura el amoniaco que poseia, era un rico plato, un triste, maniaco y desolado final para una princesa de las ideas.

Ya era tarde, su cuerpo convulsionaba en el suelo, o más bien, lo que alguna vez habia sido carne cubierta de piel se encontraba tendido alli, esperando a que el sol entrara por el tragaluz del cuarto y terminara con lo poco que quedaba de algo que habia sido, para que pudriera y dejara escapar el olor espantoso en la mañana. Mientras el recuerdo renacia en la mente de un desconocido con una sonrisa triunfante. Habia logrado que se derrumbara y entregara su espiritu a su mente maligna y perversa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

The Listener

Pintura por Alice Lin - "The Listener"
Es viernes y los pájaros cantan en lo alto de la montaña, La luna ausente del mediodía recuerda el olor a crisantemos y la mujer con aroma a ciprés sienta en su regazo una hoja de amapola.
Pasan las horas y todo permanece inmóvil hasta que la hoja decidida a la aventura parte hacia el cielo. La mujer intenta alcanzarla en pleno vuelo pero falla
Un pintor a muchos kilómetros de distancia pinta una calandria sobre el regazo de una mujer desconocida con aroma a ciprés y gabán azul. 



Mi mamá no es de este planeta.

Ella, aunque este
a kilómetros de distancia
sabe si estoy enferma,
si me he puesto triste
o incluso si hice alguna travesura.

Mi mamá aunque este lejos
me abraza en las noches,
me protege y me cuida
de todo aquello
que pueda dañarme

Mi mamá como la tuya,
es la mejor del mundo:
sabe alegrar los días,
se preocupa en exceso,
cura enfermedades con caricias,
se enoja como nadie
y transforma los días en aventuras.

Mi mamá como la tuya,
me ha enseñado tantas cosas
que aunque hoy estemos en países diferentes
puedo abrazarla con letras
y sabrá todo lo que la quiero.

¡Feliz día mamá!
Estoy más que segura
que no eres de este planeta.