Ir al contenido principal

Cambios siniestros


De repente llegó el aroma a fármacos y el olor nauseabundo de la enfermedad apareció atropellandonos con todas sus fuerzas. Estabamos en el hospital, despues de largas horas de espera recuperandonos de un accidente que pudo costarnos la vida. Las jeringas cubrian todo el cuerpo de la pequeña niña que se encontraba frente a mi, al parecer estaba sola, nadia la había visitado durante los 2 días que llevabamos ocupando aquellas camillas insulsas y frías. Matt aún no recuperaba el conocimiento - era bastante preocupante- Mientras tanto la gente se arremolinaba fuera del hospital tratando de entrar al lugar y a la habitación donde nos habían ubicado, nos rodeaban tal cantidad de ramos y regalos con notas de aliento que generaban cierto alivio en mi alma. Mi pierna estaba fracturada en 3 puntos criticos, me habian puesto una placa de metal y unos cuantos clavos en la región del femur haciendome un reemplazo práctico. A mi llegada me habian suministrado alrededor de 15 bolsas de sangre, ya que la bolsa de aire del automovil habia fallado y me habia roto la vena femoral al instante. Matt habia llevado la peor parte de todo eso, se habia fracturado la costilla y está, intentaba incrustarsele en su pulmón derecho con toda la fuerza y astucia que su cuerpo poseía, dejandolo en un intento decoma, como si se hallara semi-muerto.

Los medicos iban y venian por el largo pasillo sin cesar: entraban, nos chequeaban y luego seguian su camino. Teniamos habitaciones inmensas o bueno, las más grandes que habian en el hospital de aquel pueblecillo en la mitad de la nada, todo por un cantante de rock con su baterista, siempre relacionados con extravagancias.

Pasaron las semanas con una velocidad sorprendente, podría decirse que hasta fue sobrenatural la manera con que nos recuperamos. Con los días volvimos a las carreteras y a los inmensos teatros de los angeles. Conciertos, anuncios y publicidad llovian de todos los medios. Lo único que quedaría por lamentar era la vida de aquella niña y el destino que ahora se encontraba en mis manos. Soy Jhon Randalfton y está es la historia del lado oscuro que acarreaba la fama, la gloria y la vida más allá de la muerte.

Quizá continuara...

Comentarios

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

Al interior de un pequeño tejado

Hace tiempo que le busco, ¿O me busca? El hombre de la espalda curva y los pies de algodón flota sobre las estrellas y mece sus calcetas para acunar el paso de los días. Hace tanto que he dejado de hablarle, ya su rostro se disuelve en la tinta invisible de los años. Me gustaría volverle a robar un beso de colibrí, rápido, filoso, inquietante pero sobretodo dulce, como el néctar de las azucenas.

Espero algún día me encuentre ¿O lo encuentre? Quién sabe si soy yo o él quién sueña el paso de las horas sobre este teclado de hielo. Faltarán dos pasos y medio para las doce y aún el té no se posa sobre mis hombros de nube.

Deseos de domingo #21

A veces deseo ser una pequeña libélula danzando con el viento una coreografía invisible, y en noches de luna imagino como beso las nubes poco a poco hasta llenarme de algodón de estrellas. En las mañanas uso mi traje de seda bordeado con plumas de flamenco y llego volando hasta el trabajo y me poso en la pantalla de la computadora a dibujar un nuevo paisaje de azucenas.