Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

Besos

A veces los besos llegan del lugar menos esperado, en el momento más indicado.

La felicidad esta en la memoria

Él bordeaba la costa con un sueño roto, con el pasado a cuestas, dejandole un descanso al presente ¿Que es vivir sin recordar? Se preguntaba algunas veces; Esperando que el cielo le otorgara una respuesta. Quizás era caminar con una venda en los ojos, probando los manjares de la vida sin juzgarlos, obteniendo la diversidad de sabores, de momentos, para luego dejarlos ir sin pensar en alguna otra cosa. Pero por otro lado a un latente en si mismo, se sentaba a decirse que el recuerdo era necesario para descubrir el mundo desde varios angulos, por lo cúal tomaba momentos como el de ahora, para que entre susurros pudiera suspirarle sus penas al mar, manteniendo en equilibrio su espiritu.
Él es un ermitaño como nosotros, seres de ciudad, de penas, de tiempos veloces, de arduos trabajos, de felicidades cortas, de miradas usuales al pasado y de presentes que se aferran por milesimas de segundo en nosotros. Él es un ermitaño de la ciudad de acero que en verano sueña los sueños de vidas pasada…

Paisajes imposibles... Quizás

Ella se asomo a la ventana, no habia nadie, no habia nadie más que una sonrisa enlatada. Eran los ojos de la noche observando la luna, eran las pupilas de la oscuridad sintiendo la brisa. Era un mar estrellado que se perdia en los confines más profundos de la ventana. Y allí también estaba la arena, rociando sus cuencas, sus callejones llenos de sal marina y de botellas perdidas, de recuerdos que alguien un día olvido junto a su playera. Por supuesto en la corniza habia un lago, lleno de colores que poco a poco la gente dejó con sus vacaciones, de camastas de picnic, de risas hurañas, de ojos felices. Ella se asomo en la ventana y vio al mundo como alguna vez, en un sueño profugo lo habia visto, ella observo con la imaginación vivaz de un niño, esa que nunca se pierde ni en lo más profundo de la selva. Luego un pañuelo voló libre hacia el cielo y esperando la siguiente oleada de verano.