Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

A simple love

Hay alguien detrás del arco iris
clamando tu presencia.

Lleva zapatitos de charol,
con una hebilla
y un sombrerito peculiar.

Dicen que tiene orejas puntiagudas,
heredadas de su madre,
y que sus pies son grandes,
por su padre.

¡Que amor tan extraño!
Más cuando uno florece por dentro,
siempre puede ser lo que quiera.

Dicen que aleja a todos
aquellos que osan pisar sus tierras,
por proteger su oro,
más yo sé que solo te espera.

Sentado junto al arce,
traza las líneas que faltan para verte,
pronto será 24 de diciembre,
y volverá a tu ventana.

Strange Love

Nombrando finales

Te pase los frascos que iban marcados con nombres alucinantes, sonreíste, como siempre que acababas de cometer algo que te destrozaría el cuerpo. Es así como soy inmortal, me dijiste. Unos meses después te acompañaba al tratamiento contra el cáncer. Esto eran aquellos humanos artificiales que transitaban la calle, un poco más que bombas radioactivas. Un poco menos que seres con capacidad de razonar. Solo alcance a entrever eso a lo que llaman angustia existencial desde las sombras para luego concluir: "Estamos muertos", literalmente.

Su majestad

Aunque la iluminación era sórdida pude vislumbrar su rostro tras bambalinas. Sonreía como una chiquilla que había encontrado sus juguetes, aunque en realidad solo hubiera recibido un beso por parte de un desconocido.

Noticias alarmantes

Escribe para un poeta muerto. Caminando entre mechones de pelo, cruza la peluquería. Ya han sonado las doce campanadas y su víctima permanece sentada en la esquina del local, bajo la luz titilante de un faro dañado. Aún tiene la pluma en la mano -Será más fácil-  resuena una voz en su cabeza. El hombre de un metro ochenta, cabello crespo, negro como el petróleo, le observa de soslayo. Conoce la trampa. Morirá está noche, y lo sabe. Toma las tijeras, su cabello desaparece. Las luces se han ido. El asesino sale por la puerta de enfrente, no puede ser culpado de nada, nadie hablare ni redactara el asunto, ya que en realidad no ha cometido ningún crimen. Mañana en la mañana un artículo llenara los encabezados del periódico. Aquel, más famoso y renombrado que Nostradamus, acaba de perder la inspiración.

Cotidianidades

No siempre tenemos temporadas de esas encantadoras, memorables en su mayoría. Pero bueno no importa. No va de más salir en las mañanas con un balón bajo el brazo a jugar baloncesto contra mis amigos invisibles, no porque no tenga otros reales, sino porque estos son para las mañanas de meditación. Iré por el chocolate que dejé en la estufa, debo aún conversar unas cuantas cosas serias con un telefono, probablemente después lleguen unos besos de esos clandestinos, tocando a la puerta.

Leve

Suave. Irresistible. Incoherente. Lejano. Dulce. Quizás no tan irresistible. Un poco enredado. Interesante. Apasionado. Cortopunzante. Frío. Si, ya sé que la pasión no es fría. Alto. Espera. También pequeño. Inestable. Inesperado. Alegre. Irritable. Aletoso. Tierno. NO, más bien... emm. Paso. Seductor, si eso era, no lo segundo. Egocentrico. Molestón. Infantil. ¡Oh! pero que cantidad de i. Visión media. Que va. Veloz. Enamoradiso. Apaisado. Aunque no sepan que signifique. Chocolate. Miradlo hacia adentro... Si, el resto no le da la talla si se compara. Hacia adentro. Orgullo. Pero sediente. Revolucionario, o pocas palabras. No lo sé. Lo conozco. NO. Tal vez ayer. Pero Alicia. Es tarde. Tomaré té.

Irresimeclafabuasomaroso

Ahí ya lo sé, no debes repetirmelo. Pronto lloverá. Las gotas humedecerán la hierba. El aire se llenará de polvo. El viento removerá el sueño de las hojas. Corre, corre pequeño elefante. Ya casi caerán los rayos. Que forma de enloquecer. Suenan campanitas. La iglesia se está llenando de gente. Las nubes serán más grises. Corre conejo, corre. Besamé bajo la lluvia, mañana. Cuando se llenen de renacuajos los charcos. Pronto habrá que irse. La banca se quedará en el parque. Volvere mañana.

Delirios a la madrugada

En algunas noches pienso en tus besos, a media luz como el tango, bajando por la callejuela. Más estas durmiendo lejos, acunado por morfeo con la cabeza puesta bajo la mullida almohada con plumas de ganzo que tanto recuerdo. En esos momentos también tiendo a perder la conciencia, embelesada bajo los encantos que has dejado durante el día. Te esperare a la misma hora de siempre, bajo el cipre que tiene la banquita, te digo en medio de uno de los tantos sueños que te contare en la mañana.

Decididamente, te quiero.

Le decian la candileja

Veni te cuento sobre la luz esa de la que te hablaba la otra noche. Esa de la que hablan allá en el pueblo los campesinos. Pues es que la he visto ya en varias ocasiones brincar de árbol en árbol, bien encendida como un fosforo, siguiendo a esos borrachos que bajan por el veredal. A los niños quizque les ilumina el camino, pero a esos borrachos bahh, lo que hace es atontarlos y darles su buen susto.
Pues, te decia que la otra noche vi a un borracho bajando por el veredal, llevaba el poncho al hombro y aún cargaba con una media de ron, yo iba camino al trabajo como es habitual. El tipejo ese iba tambaleandose y cantandole a esas mujeres de las esquinas, cuando de pronto se ilumino la carretera y una bola de fuego empezó a bailar al mismo ritmo del anciano. Pero al llegar al puente giro bruscamente encegueciendo al pobre hombre, y cayó de redondo al río. Suerte que no había llovido esos dias porque sino, tenga hubiera terminao muerto quizás abajo en el palo. Ahora si duermase chino, no …

Que erroneas son las mentes de los hombres

Ellos hablan de la muerte como una salida, y yo los veo y sufro, con el dolor que siente una hija de un militar de palestina cuando ve partir su padre hacia la guerra. Ellos en realidad no son tan viejos, van a mitad de un camino, en donde la familia ya esta hecha y todo el estudio base se ha culminado, más no comprendo como pueden sentarse a beber de la charca. Se oye el rumor entre los abedules de que uno de los viejos saco un balde a mitad de la noche, corrio con el cuesta abajo tanto como pudo, y cuando la respiración empezó a fallarle, se sentó en una gran piedra que se hallaba a mitad del sendero, cuchillo en mano más silencio.

El buhó ululaba a mitad de la cantera, mientras un fetido roedor se acercaba a beber a grandes tragos del pequeño balde púrpura. Una tras otra caían las pesadas gotas dentro del contenedor. Solo una mano dijo y luego perdio el conocimiento. Sí, el viejo llevaba sus ideas acuestas y las culminaba. Siempre a lo lejos, se oía el rumor de una niña que buscab…

Es más que poesía

Amo la forma en que entre abres la boca
y rozas con el filo de tus labios,
los huecos de mi cuello.

Amo cuando deslizas
tu mano por mi espalda,
congelada por el invierno.

Amo la sonata que bailan tus dedos
sobre mi pecho, la cual luego
se extiende por mis muslos
hasta regresar a mi cabeza.

Amo tanto de nuestros encuentros,
que a ti te quiero,
para distinguir las manos
del diestro títiritero
de sus títeres.

Vampiritos en el día

Se acerca, emm bueno..., le digo. Si, bueno... responde. Le pongo mi mano en el cuello y empiezo a besarlo. Mis labios se posan sobre los suyos, luego en su mejilla, en el lobulo de su oreja y ... Finalmente le doy un leve tirón en su cabello, y su cabeza se desliza hacia atrás. Por fin mis labios encuentran su cuello, lo beso con fervor. Abro un poco la boca. Le clavo los dientes y succiono hasta que la vida se va de su rostro, y el delicioso liquido se desliza por la comisura de mis labios.

Si Rapunzel escapara

Ya le ha tomado la mano y ha bebido de su copa.
Ha cargado con los trapos sucios como un buey,
por eso ahora, espera afuera.
Con las flores en su regazo a que ella salga a la ventana.
Con el rostro iluminado por la luna
y el cabello trenzado listo para el rescate.
Pero va secandose al sol de tanto esperar.
Se tuesta en las dunas a la espera,
de que al mundo algo le importe,
y que el final feliz que alguna vez escribieron
se realice.

Cambiamos de estación

Él la cita al banco del parque el Virrey,
allí donde a diario cuentan las hojas que aún
le quedan al árbol.

Ella llega con su vestido palo de rosa,
y sus perlas grises,
flotando entre el viento.

Él le toma su mano,
y le deposita un recorte de papel
en su pálida palma.

Ella lo mira,
aún atonita,
aún inmóvil.

Él se para,
guarda sus manos en los bolsillos,
y camina hacia el árbol,
con la cabeza en alto,
y una sonrisa en aumento.

Ella guarda el retazo en un bolsillito,
silencia a su corazón alborotado
para que las palomas no huyan
y desde una esquina le grita
que volverá mañana.

Parece que la primavera se ha adelantado,
de nuevo.

Es luminoso, pero siniestro

Resuena cual tempestad,
el eco amorfo de tu ser
circulando por mi cuerpo.
El rimbombante apogeo,
rizos de oro cual campanadas
de iglesia en domingo,
se estrellan contra los labios
conforme la lluvia aumenta.
Pronto saldrá el arco iris.
Despojandonos de la adrenalina
de correr desnudos bajo la lluvia.

Sucesos inesperados

Le diré Peter, porque me recuerda un montón al chico de traje verde, con pluma roja en su sombrero a juego con el resto de la vestimenta, que volaba hasta cierto país de nunca jamás. Aunque normalmente suela llamarlo con otro nombre, hoy se me hace que no es el mismo que conocí aquel día lluvioso de octubre.

Este de los ojos miel y barba incipiente, esta a unos centímetros de mi rostro, como en aquel café de mediados de septiembre. Sentí vértigo, y luego miedo, de ese que es predecedido por la falta de oxigenación en el cerebro, para finalizar en un terror, tan álgido, tan crudo y frágil que hacía tambalear mi corazón.

Con total delicadeza Peter estiró una de sus manos y tomo la mía. Con la que aún le quedaba libre envolvió mi mejilla. El silencio se ocupo con roces. Más ojalá pudiera leerme la mente, así en la mañana no se lastimaría.

Mañana lloverá, pero aún, es hoy

―Sentate aquí y contame que ha pasado.
―Que decís, acabas de llegar. Estoy perfectamente.
―No, vos querés un beso, más no mío.
―Así suena muy feo. No lo digas.
―El lodo seguirá siendo lodo así venga mezclado con harina, y decorado
como torta.
―Me recordás a algo que escribi. Hace mucho, tanto que ni recuerdo.
―Vos tenes razón. Pero de ilusiones es que vivo.
―¿Sabes en que se parecen un cuervo y una mesa? mejor no averiguarlo.

Conversando con un irlandes [3]

―Volveme a contar lo que decía Carlos una vez más.
―Bueno, bueno. Te lo volveré a leer. Él decía:

"Dulce y ácida como la fresa, Ruda y tierna como una rosa, Agresiva y encantadora como solo tú sabes serlo. Sin mencionar tu impecable rostro y tu curvilíneo cuerpo. O estoy loco o enamorado, Porque para yo llegar a esto ni inspirado lo alcanzo. Qué más da si no lees esto Dejaré que el propio viento te lleve mi recado."
― ¿Vos porque no me escribís esas cosas? ―Porque vos sos un escrito.

Conversando con un irlandes.

Amar dudando que se ame, que raro amor será ese, me digo y luego me interrumpo con la afirmación: ¡qué común que es!. Vos dirás que estoy loca, o que soy una dramática, pero no. Escúchalos profesarse en el parque esas historias entre cortadas por los besos y las caricias, míralos bien porque en el medio, en el medio va la razón intentando descolocar los sentimientos. ¿Que si me ha pasado? pués soy humana a quién no.

¿y vos... que?

Escribo después de mil noches en vela,
de picnics en el parque
y de besos escondidos.
Escribo para vos
aunque no lo sepas.

Tu voz esta tan fresca en mi mente,
que podría rozarla con el filo de una idea.
Tengo vivo el recuerdo
de nuestra noche bajo la luna,
de aquella lluvia de meteoritos
en que volaste hasta la terraza de mi casa
en secreto.

Vos que siempre me deseas suerte
sabiendo que la tengo toda
porque poseo tu pata de conejo.
Desconociendo además
que guardo las rosas secas,
de aquel san Valentín tan raro que vivimos.

Más nos hemos vuelto a encontrar.
Conectados bajo los hilos invisibles de la vida,
siempre en conversaciones improvistas.
Otro café, otro romance que nos ocultamos.
Otro beso que nos damos.
Salí a la puerta de tu casa,
allí te entregare los poemas que olvidaste.

Quizás luego salga huyendo al parque,
ese de las ancianas de antiparras
y de ovillos de lana,
a contar renacuajos en la charca.
Pero y vos... ¿que pensás hacer después de que te lea esto?

Ojos entre las cuevas

Tan rojizas como la sanguina
eran las manchas en la selva.
Tan lúgubres y tan grandes
como el odio que le tienen algunos
hacia lo que les parece irrelevante.

Decían que eran humanos,
pero yo solo vi maquinas.
que acorralaban animales
primero en pequeñas casas,
luego en grandes edificios.

Poco a poco,
todo se homogenizaba
y la selva cada vez más vacía
se llenaba de mascaras,
hechas de recuerdos vagos
de historias lejanas.

Solo queda una incipiente ilusión
sembraba bajo un cesped postizo.
Espero no estar aquí para cuando
el telón caiga.

Y esta luna al igual que lo demás,
desaparecerá entre la chatarra,
de lo que las grandes máquinas
denominan: correo basura.

Alejandría y unas sílabas menos

Llenare mis sueños de caricias,
haré conservas para el invierno,
para que cuando parta,
tus manos me acompañen.

Moldeare mi cuerpo con el tuyo,
para que los versos que escriba
encajen en tus rincones
y te besen de a poquito
y te endulcen sin embriagarte.

Mis pechos seguiran las lineas de tus manos,
y mis labios encajaran en el hueco de tu cuello.
Te arrebatare a mordiscos las palabras
y las embasare al vacío,
para que no pierdan su frescura.

Te quiero en más de mil idiomas,
pero también sin ellos.
Te entregare mis noches
pero mi iré en el día.

Haré parte de ti,
pero seguire siendo mía.
Te amaré,
lo que me queda de vida,
en diferentes niveles,
dentro de diferentes personas.

Podré vivir sin ti,
pero adorare estar contigo.
Así de fácil, así de complejo,
seguire esperando tus palabras.

Espero no hacerlo durante mucho tiempo.

Quiero madurar tu amor, Sin comprometerme.

He vislumbrado tus besos
en los rincones oscuros de mi tristeza.
Durante varias noches
he acuno la esperanza de que no me descubras
pensando en la soledad que me provoca
tu distancia.

Te he hablado en sombras
para demostrarte el peligro que tienen
mis desapariciones.
En varias vidas te he pronunciado las palabras
y al mismo tiempo te las he ocultado
para no perderte.

Temo desconocerte tanto
como para no reconocerte con los ojos vendados.
Pero también me debilita
saber demasiado como para usarlo
en tu contra.

Quiero madurar tu amor,
sin prejucios, sin angustias,
con vacios a medio llenar
pero dispuestos a completarse.

Quiero madurar tu amor,
con ilusiones
que quepan en la realidad
y en tus desvarios.

Todo sin usar el por siempre.

Tinta manchada

De piel caoba,
De ojos tristes.
Se tumba en la arena.

Canta por encima del clamor de la guerra
y compite con las balas
que sacuden su melena.

De piel dorada.
De ojos tristes.
Colabora en un asesinato.

Toma a una madre
y se vuelve complice de un crimen.
El niño yace sobre las aguas.
Su llanto acuna sus noches.

De piel blanca.
De ojos tristes.
Escribe en el borde de un acantilado.

Mutila en la soledad que solo da el silencio
las palabras vanas de su especie,
y siembra sueños entre las hojas,
para que el niño las riegue en las mañanas.

De piel azabache.
De ojos tristes.
Recuerda la sabana.

Siente el calor de las fieras,
la sangre en su espalda,
el orgullo en la mirada
dentro de una plegaria
que hace a los astros.

De piel transparente.
De ojos perdidos.
Distrae la vista.

Son todos en uno,
son ciegos desvalidos,
que entre sonetos claman
por la redención de la mezcla,
la libertad de las fronteras
y por el silencio de los corderos,
que aún se encuentran en las filas
al matadero.

Denuncia al sombrero de copa

Aún aulla el lobo bajo un sol tardío,
Con los ojos vendados finje ser vidente
y entre gritos clama al cielo
un poco de agua
que apague el fuego
y libere su llanto sobre la Tierra.

Un huerfano brilla zapatos
dentro de una selva de asfalto,
y en una isla remota
un político planea un asalto
a un gran banco de peces
que inerentes al sueño
siembran ideas sobre la superficie de las olas.

¡Hay fiesta en el cementerio!
Los vivos trabajan como muertos
y las tumbas se llenan de revoluciones,
¿Que hacer cuando la ilusión termine?

Hay cuervos con corvatín de medio día
y manos sueltas ampolladas,
por una corriente de energía
que les borra su memoria
y los mecaniza.
¡Habrá otra fiesta en el cementerio!

De días grises

Me gusta cuando llueve,
porque me siento como ausente.
Porque
de una u otra manera me vuelvo eterea,
y la sombre de las nubes en el opaco cielo
se adentra en el cuarto.
Y las hojas del libro cobran vida,
el olor a asfalto en polvado me reconforta
y los sueños se vuelven más notorios.
Solo los rayos y el sonido del agua sobre los charcos
me acompañan.
Esperare,
desconectada del mundo,
a que la lluvia cese.
Me gusta cuando llueve,
porque me siento como ausente.

Una de esas escenas

Es ya noviembre y caen palomas muertas sobre los tejados. Mi madre espera en el reborde del balcón a que sus huesos se hielen, como muchas otras veces, el tiempo se ha frenado. Unas cuantas nubes se desgarran y París queda sumido en un amargo silencio. La orquesta toca el fin y una lágrima navega por la acera.

El grito

Caen gotas sobre el tejado. El estridente ruido sofoca mi respiración. Un... Dos... Tres... La cera cae sobre el tejado. La carne empieza amoretarse y pronto no habrán más que huesos. Un... Dos... Tres... Acido cae sobre el tejado. Pronto no serán huesos, ni siquiera alma. Que laconico el fin de la alarmante revolución.

Devolución humana

Hace un tiempo, cuando los hombres dejaron sus pieles falsas y se convirtieron en lagartos pudieron asomar sus rostros dentro del agua, descubriendo que había una cantidad menor de aire a la de la superficie, y se fastidiaron. Con el tiempo muchos volvieron a dejar su piel y la cambiaron por plumas, dejando que sus alas rozaran el océano. Un día de esos cualquiera, uno se topó con un derrame de petroleo y quedo atrapado en su propio invento. Por lo cual, una vez más decidieron cambiar de piel, con tan mala suerte que la perdieron, y se convirtieron en microorganismos. Inconformes como siempre, obviaron su nueva existencia, ya era inútil intentar cambiar, la piel nunca sería tan flexible.

De días de Invierno...

Es tarde, agosto cae a borbotones sobre los hombros de los transeúntes... No hay nada que hacer, el viento se va y solo queda el ligero frío que siempre aparece a comienzos de septiembre, solo navega la idea de que desaparecerás pronto. ¿Como cambiar de posición las nubes para que creen formas?

De Incongruencias cerebrales

Han pasado más de 2 horas de su perdida, y la policía no desea ir a buscar su pequeño cuerpo en esta gran ciudad. Fue tan solo hace 12 horas que roce ligeramente su mano para decirle muchas cosas más de las que habría podido expresarle a un ser humano. Hace nada más 6 horas que soñé sus sueños, sin remover sus parpados. Hace 3 horas, 10 minutos que bese sus labios... En realidad no te perdiste, solo regresaste a tu casa.

Encuentros y despedidas II

Tan pronto como empieza a caer la lluvia, se me acaban las palabras.
Tu recuerdo sale a flote como si me embrujara. Tu ojos me siguen en medio del gran salon,
busco tu mano, entre tantos cuerpos y el corazon se me sale de la emoción.
Eres tu, tal y como te recordaba, plantado allí, con las manos en la espalda y el
cabello a medio peinar, con esa sonrisa a medias que me dice un poco menos de lo que desearia conocer. Guardare tu mirada esquiva, que evita que encuentre cualquier atisbo de emocion,
de amor perdido entre tus parpados, eres un tipo duro, a ratos.

Quizás, no. Es seguro, pensaré en ti, te extrañare, esta y durante unas cuantas mañanas más.
Nos conocemos de otra vida, nos veremos de nuevo.

Encuentros y despedidas.

Estar a la deriva,
navegando sobre mi pequeña barca
con la fuerza de un velero.

Mirar con solemnidad el horizonte
y recordar uno a uno
tus besos.

Ver la luna llena
reflejada en cada ola,
esperando
como siempre la marea.

Soñar cada caricia
que recorre tu cuerpo
mientras una rafaga de peces anaranjados
alumbran mi camino.

Que lejos me encuentro de casa,
que rápido regreso
con tus te quieros.

Definitivamente,
esto
es todo tuyo.

Y habiendo luna llena...

Perspicaz filtra su luz bajo la cerradura de la puerta,sabiendo que esta noche le dedicare varias canciones.
No importa que su rayo no me muestre su imagen completa,
si la acompaño con la brisa ella esperara.
Allá, en lo alto,
con los crateres abiertos y
los lunares dispersos,
la miro mientras duerne, pausible en la distancia.
Le coqueteo mientras sueña.
Si, mis letras serán tuyas luna, por esta noche.

De vidas ajenas...

Te vi,
aquella mañana gris
con el báculo en la mano,
las esperanzas alicatadas al hombro
jactadas de caminar atientas entre las sombras,
con la mirada perdida en un pasado
ajeno a la existencia de los hombres.
Nunca fuiste viejo,
pero siempre razonaste como uno.
Con la terquedad a flor de piel y los ojos aguados
de añorar el alma.

Recuerdos del campo

El olor a tierra, a pasto,
lo arinoso del tacto,
el color rojizo apenas visible,
su sabor acido y dulce,
bajando por la garganta
mientras el cuerpo se deleita con la brisa.
Ponerlos en la cesta y regresar a la casa,
con la felicidad de cosechar unos cuantos
tomates pequeños.
Sí, eso lo había olvidado.

De angeles caidos...

Permaneciste allí mientras el huracan acaba con las almas de aquellos seres en desgracia,
observaste sus rostros lugubres, enaltecidos por la venganza y el orgullo,
los traspasaste mientras el tiempo los hacia polvo y perdian sus recuerdos,
te zambulliste en el solsticio de inverno y urzurpaste su espiritu.
Al culminar la noche, lloraste, oculto entre los pedregales,
volvias a estar solo.
Habría que esperar otras dos mil noches para reencontrarte con los tuyos,
y poder recoger más tarde las cenizas,
estabas pagando tu condena.

De manos ajenas...

Hubo un libro que comenzó con el final de los días, con el acabose de la esperanza, con una travesía que lastimaba cada hoja, que le daba el fin ha cada nuevo comienzo que vislumbraba en el pie de esta. Hasta que de pronto las letras se cruzaron con una esperanza, era una oportunidad, un futuro incierto en donde todo podía fallar, donde se debían apostar todas las fichas en la mesa, para poder perder o ganar. A la primera oportunidad se lanzaron sin pensarlo, sin dudarlo, sin buscar una razón lógica para sus acciones. Cada hoja anhelaba no perder estaoportunidad fuera buena o mala, una corazonada de tinta se los hizo pensar. Noche tras noche, día tras día, las letras se tornaban cada vez más hermosas, su caligrafía era impecable. Con el pasar del tiempo, el libro fue creciendo, fue aprendiendo de su autor, hasta que una mañana este tuvo que marchar. La historia no es la que acaba con las letras “Fin” sino conuna pequeñísima parte de esta.

Ahora autor, puedes continuar escribiendo el re…

No llegarás, nunca estuviste.

Recuerdas las dagas del silencio,rememoras los sueños de almas perdidas.
¿Como sabes si aún tu mirada te pertenece?

Tomaste pesadillas prestadas de los infames durmientes,
Acunaste sus esperanzas, las viste crecer
y luego partiste con ellas.
¿Como sabes si aún tu mirada te pertenece?

Regalaste tus besos y compraste los abandonados,
Esperaste a que la cama se llenara de plumas,
para empezar a contar las desgraciadas perdidas.
¿Como sabes si aún tu mirada te pertenece?

Como saber que los ojos que suplican,
no partiran mañana envueltos en sueños,
con mi alma rrasgada y las palabras marchitas.
¿Como sabes si yo soy quién la mira?

Conversaciones [5...

-Morirse uno es como traicionar a los otros y dejarlos solos-  Te oí decir... Nunca me sentí más decepcionada.

Curiosidades [2]

Observar con los ojos de un soñador la camara,
 y poder ver en la oscuridad del alma una particula de dulzura.

Anomalías en la atmosfera

Nunca habia visto su cuerpo, en ningun momento pude entrever sus desdichas, era tan ajena a mi vida que desconocia por completo su destino. Quizás inicio su recorrido en alguna parte de la costa y termino en aquel pequeño hogar, tal vez simplemenque surco un planeta que hoy desconozco. Lo cierto es que la seguí. Camine a su lado sin que se diera cuenta, pregunte lo que su lengua no podía traducir a este mundo moderno. Ella era tan distinta de lo que distinguian mis ojos día tras día. Era la madre de unos hijos que partieron con la corriente, unos trotamundos que nunca pudo ver despertar. El silencio algunas veces fue su aliado, otras una maldición. Dios siempre estuvo a su lado, según susurra entre voces cuando más sola se siente. Nunca pereció entre la lucha a ciegas contra el enemigo que vivia a su lado. Los tuberculos soñaron sus sueños cuando era perseguida por la violenta realidad, su boca perdio más dientes de los que tenia por lo poco que se atrevio a revelar. Sus labios resqu…

Curiosidades [1]

Observar el televisor sin ver nada,
escuchar la vida sin prestarle atención,
leer rostros y olvidar las caras... Si que es frecuente.



Y las sombras de mayo...

Me gustaría olvidar que la luz puede encarcelar el arte en las noches.

Ojalá no amanezca

Amo esos días en donde la insensatez llena mi nochero de libros, y me hace soñar más tiempo del que podría imaginar.

La mejor decisión...




Acuno su llanto entre susurros y pienso en que nunca estuvimos más vivos.


Deseos desde la cima

Somos libres, entrelazamos aquellas manos desvaídas que serpentean entre las grietas del cuerpo, el cielo esta cansado de ver nuestros gritos desfallecer en la puerta de la iglesia. En algún tiempo el desespero fue nuestro guía, el silencio y la oscuridad nuestro aliado, hoy el arte toca nuestra puerta. Nunca se irán las manchas del pecado (quizás nunca deseemos dejarlas partir) Cada historia es más dulce, cada aventura es una locura más inesperada. Somos libres, nuestras manos nunca dejaran el cuerpo, el será nuestro guía, y el arte llevara nuestro espiritu.

    

Humanidad desnaturalizada

Somos angeles derrumbados dispuestos a sucumbir en la batalla.
Seres de la noche, que sueñan con el fin del mundo mientras disfrutan del despertar de la vida.
Logrando más que palabras, estableciendo mucho más que sueños.
Contamos con los minutos que pierde el tiempo y con los besos que tiras al aire, surfeamos las catastrofes en busca de un conteo total de muertos, mientras en silencio arrullamos los llantos perdidos. El veneno es más que un arma, es la salida facil de la que siempre nos olvidamos, corremos contra el destino y nos enfrentamos a la ira divina. Más que almas, somos cuerpos, la maldición fluctua entre cometer el pecado o caer en la tentación del mismo, en hablar a ciegas o en volver todo un secreto.

Somos angeles sin palabras, que juegan con mercurio dentro del bosque.

Burritos al potrero

Basta con un jugar a ser grande,
si aún el corazón es pequeño.
Basta con hablar de más frente a los hombres,
si aún es un niño el que grita dentro de los pulmones.
Bueno aquel que entrega las palabras,
y las firma con la intención de darle nombre.
Bueno quizás el que toma un bocado de la filosofía,
y regresa con un plato enorme de conocimiento.
Brabucon el que fuerza la pluma
cuando no hay nada dentro del craneo.
Brabucon si se toma más de la cuenta
para babosear historias sin sentido.
Brindamos por aquel que lucha contra la B
para lograr más que un sinfín de caracteristicas.

Recorriendo la literatura de un valiente...

A veces viajo entre una corriente de aire suave,
que salta entre las hojas y juega con los claves.
A veces sueño de forma corta,
para que halla más aventuras antes de que despierte.
Algunos días espero trás la puerta,
con el corazón en mano a que las letras lleguen volando.
Algunas tardes, ilusiono a los nenufares,
y leen para mí historias de vidas pasadas.
Antes de tomar la pluma y rozar estas páginas
intentaba atrapar mariposas en el jardín,
Antes de comenzar a temer a las palabras,
tomaba el borrador y atacaba los errores.
Ahora espero dejar a un lado la A,
tomar un poco de algo burbujeante
y beber hasta que el abecedario acabe con el tiempo.

La muerte de un pincel

Se deslizo sigilosamente hacia la puerta,
era reconocible el rastro de dolor con cada paso que daba,
la rudeza y la fuerza amenazaban con tumbar los soportes,
pero ¡el dolor! ese punzante liquido que fluia desgarrante
desde lo más profundo de sus entrañas, caminar era morir,
la voluntad ceso y como un pez expulsado de su pecera
empezo a soñar, danzando lentamente,
con la delicadeza y la fragilidad de un cristal que caeria.
El líquido empezó a disminuir, la puerta no se abrió
y rapidamente se desplomo en un acto creativo.

Historia desde un acerradero

Eran sillas incomodas, eran ventanales aburridos,
no fluia el aire en aquel lugar,
no había más que el murmullo constante de un ser humano
que profesaba palabras sin saber, lentamente adormecia a los presentes.
Estaba lejos pero sentia su tedio,
su absurdo anhelo de dejar todo y cambiar la forma de entender
lo que de alguna aburrida forma le mostraban.
Yo disfrutaba del sol que nos habia abandonado hace ya varios dias.
El cielo relucía de hermosura, no era un aire totalmente puro
pero era demasiado denso para procesarlo.
Se solía vivir antes, decían mis abuelos,
no les despojaban de sus tierras, no eramos parte del comercio,
el dolor hoy es punzante algunos días,
los horrores que se ven son innimaginables,
nada es seguro,
los pajaros ya no vuelven y mis ramas tienden a decrecer,
mañana es un quién sabe,
como siempre.

Susurros desde el alba

Aveces en dias distantes,
somos personas que no estamos.
Vivimos pero no intervenimos en la experiencia,
estamos vacios,
llenos de palabras que no entendemos,
de frases que nunca serán nuestras,
aclamamos por inspiración pero solo esta
la nausea moral,
el choque emocional
y el coma progresivo.

Jaulas dentro de jaulas

Soñamos con volar,
somos libres,
pero
caemos por el peso de las alas,
la ilusión es más que el prospecto,
el error es mas puro y consistente que el resto.
Somos libres,
pero poco valientes
para enfrentarnos a la realidad y dejar el ensueño.

Apunte #4. Todos no son iguales

El invierno acecha mi alma, la tragedia cada día es aún mayor y la desesperación me observa en silencio.

Ya es tarde y las palabras enceguecen mi espíritu, dudo de mis aliados, me acerco a mis enemigos ¿como podré elegir en que lado de la pared estar?

Mi mente se lleno de prejuicios y de indagaciones maliciosas, hay mucho que decir, otro tanto que callar y otro poco que elegir. ¿Quién decidirá por mi?

Historia de la guerra

¡Salud presidente! Brinda la orquesta en la habana. Se hace el silencio y se da paso a los aplausos. Los ojos siguen la luz del reflector. Regresa el silencio y una voz lo suficientemente grave se decide por apoyar al bando que celebra, se hacen los acostumbrados homenajes y el personaje en cuestión vuelve a sentarse. En silencio se pregunta ¿como esta la habana? ¿como se gobierna aquello que nunca nos pertenecio? Luego el rimbombante  festejo se enceguece. Las sombras caenn sobre las calles, la plaga toca las puertas, pequeños rios se mezclan con uno que otro mojito. El presidente se ha ido. La nación esta desolada, la nueva era ha llegado, imprudente y deseosa de acabar con todos y con todo. Quizás mañana ya sea tarde.

I saw your face...

Es noviembre, quizás. Mis ojos estan a favor de la justicia y mi deber hoy no es con nadie. Mis manos están sometidas al conflicto y mi boca se opone a la revolucion. Mis pies ya no andan. El imperio los ató a la costa y les sembró hierba para institucionalizar la ecología -¿y mis oidos?- silencia. No preguntes. Calla. Eso te han enseñado. Estaran bien mientras no leas esto en voz alta. Quemalo para que no lo encuentren. Mi cuerpo hoy esta lejos, en un lugar desconocido al que llaman guerra, en manos de un go... Olvidalo. Regresa a la acera, toma un capucchino y sigue con tu vida. No escribas cartas a nadie, no dejés que dividan tu cuerpo porque no serás nadie. Ignora la revolución y camina como la multitud. Si esta de acuerdo, muere como cualquiera.

Es noviembre, quizás. Yo mismo ¿dime quién soy? ¿qué será de mi mañana?

Impar

¿Cuanto has robado mi mente? y... ¿Cuanto he robado la tuya? No se porque esta noche me decidi a escribirte, pero mi mano no quiere dejar de delinear tu nombre. Que extraño es tomar un poco de ti y luego apropiarmelo. Soñare esta noche y quizás siga escribiendo en tu mente mientras duermes, o eso espero.

Puse rumbo a ningun lugar...

- Partire. - ¿Seguro? no caben los arrepentimientos. -Es seguro, la jaula se abrio.

Más que disparates textuales...

A veces los secretos no deberian decirse, o no deberian guardarse. El peso en los hombros es demasiado y los sentimientos que lo rodean empiezan a crecer desenfrenados. ¿Como callar frente a una injusticia o frente a un amor negado? Esas son las preguntas que muchos se hacen, pero... ¿Porque no simplemente decimos lo que pensamos? mientras este bien, podemos decir cuanto queramos, desde explicar el inicio del mundo hasta opinar el porque del sabor, de aquel pollo que alguien cocino ayer. Quizás ese misterio que rodea lo desconocido nos atraiga con la misma facilidad que la polaridad opuesta de un iman, enfrentarse al entorno es dificil más ahora que la vida social fluctua en las redes sociales.... Debemos hablar más con aquellos que nos interesan, decir más lo que opinamos y no dejar que el poder acalle nuestras voces, si es necesario gritar al bullicio es mejor hacerlo que decir ¿y si hu...? o si debemos desbaratar el silencio...¿pues que más da? es mejor interrumpir las lineas tempo…

El lado oscuro

Lo siento, la escritura me explotaba en las venas pero el padre tiempo no me dejaba entregarlas al mundo. Estos días he pensado mucho y llegue a la conclusión de que el lado malvado nunca está de más, de vez en cuando hay que sacarlo a pasear. Hay días en que sueño en que la palabra imposible no existe y que lo malvado esta tan lejos de conocerce que todo se toma de diferentes maneras, pero ciertamente el lado oscuro es tan subjetivo que no todos lo ven de la misma manera. Para algunos saltar a un charco y mojar a alguien es malvado, para otras solo es un pasatiempo divertido. Jugar a soñar dos veces me ha encantado, la realidad y la mente andan más despiertas que nunca, he vuelto a soñar con acampar en las nubes y ser libre y correr por los prados, y de vez en cuando, salgo al mundo a recordar las cosas imposibles que caminan sobre la Tierra. ¡Que divertidos somos los humanos! con nuestras miles de contradicciones, con nuestras ganas de crear problemas y luego desesperar al no poder …

Puits de lune

¡Glopiti Glop! suenan las gotas en la acera. Un bailarín desnudo ondea su cuerpo en la lluvia. Dos manos lo sostienen para evitar que sus frágiles piernas se rompan. Una musica omnisciente lo deleita. Es más que un sueño, es un ritual a la madre tierra. No son dos ni uno.

¡Glopiti Glip! suena la lluvia en la ventana, y el cielo empieza a despertar. La ilusión desborda al bailarín. Esperando con ansías la siguiente llovizna.

Entrevista a un ser sin nombre

Hay un momento en donde la sociedad no se define y la diferencia se vuelve delgada, en donde el entorno obliga a las personas a cuestionarse sobre su personalidad y hasta de su  misma sexualidad, todo esto los inmisculle en un entorno que los encarcela, y les ofrece opciones limitadas, allí en donde la fuerza y los entornos privilegiados son la escapatoria a preguntas sin respuesta aparecen los homosexuales. Quizás, como una reacción a una sociedad vacia y putrefacta que se llena de tabúes y de reglas por romper, o un momento en el que se vuelve el furor de la moda o simplemente como una continuidad más abierta de la historia.

Así en una tarde corriente lo conoci, un individuo sin nombre, perdido en el anonimato de su existencia y oculto de si mismo, un ser humano con miedo de la sociedad, de la mente y de la soledad o la compañia. De la misma forma vino a mí dispuesto a preguntar y comentar todo aquello que el mundo no le permitia, me suplico que lo escuchase, nunca lo habia visto, …

Recuerdos, no, memorias.

Algun día te dije: 
"El tiempo esta inconstante en medio de esta nada, tus objetivos son desconocidos y tus acciones una ironía, tu sonrisa genera desconfianza pero apoya a mi tristeza, tu verdad es mi mentira, y mi vida es tu muerte."
Luego sonreiste y partiste de regreso por un sendero que no habías culminado, desde entonces solo recuerdo tu mirada, es curioso.

Canitas 2010/09


Adelante, no es muy lejos.

Sueña con los días mientras culmina la noche, conoce los caminos mientras piensas en obtenerlos, desaparece en la distancia pero regresa con el tiempo, desconoce las sonrisas pero evade la tristeza, confróntate a ti mismo pero otórgate apoyo, destroza el alma pero rehace la vida, ilumina el pasillo y al pasar, apaga las luces, Corre tras el conejo pero tómate tu tiempo. Sonríele a la vida mientras alabas la muerte, sueña con los días mientras culmina la noche.

Canitas 2010/09

Conocimiento sensorial

Era el ultimo viernes de enero, eran las ultimas noches que vería el mes, puede que mañana no amanezca, puede que el cielo se enturbie y la taza de café cambie de ubicación, pero seguro mis palabras recorreran en el tiempo, asi el invierno apague sus alas. Tal vez, mis besos no lleguen a tu boca, ni mis abrazos a tu corazón, pero seguro, esta noche, será la noche del ultimo viernes, y este viernes será ultimo de enero, ¿será cierta tanta falta de perspectiva o demasiada?

¿Cuanto vale una sonrisa?

  Era tan brillante que decidi otorgarle mis sonrisas... watson anota las pistas y concluye... estamos por resolver un misterio.  

Moleculas divergentes

En el cielo se elevaban unas cupulas azuladas, rodeadas por el brillo de las estrellas invernales. Aún no percibiamos la aurora que enfrentaba los extraños cristales que giraban entorno a las constelaciones. El aire se volvia cada vez más denso y la idea de convertirse en una bola de fuego aveciandoce contra el universo era tentadora, más no factible. Cada paso resonaba fuerte en la tierra, comprometido a continuar en una carrera que quizás habiamos perdido desde el principio, el hombre como lo llamaremos, caminaba aún con la mirada ausente, inmerso en soluciones inconexas que posiblemente no solucionarian nada. Era el principio de un fin, habiamos soñado con comenzar algo grande cuando partimos de la esfera, pero en realidad algo aún mas grande nos impulsaba a nosotros.
En un inicio rondabamos por los planetas, soñando (como sueñan las esferas) con ser más brillantes con cada giro que dabamos, pero habiamos fallado, nos habiamos dispersado en el camino y habiamos emprendido una misio…