Ir al contenido principal

Anomalías en la atmosfera

Nunca habia visto su cuerpo, en ningun momento pude entrever sus desdichas, era tan ajena a mi vida que desconocia por completo su destino. Quizás inicio su recorrido en alguna parte de la costa y termino en aquel pequeño hogar, tal vez simplemenque surco un planeta que hoy desconozco. Lo cierto es que la seguí.
Camine a su lado sin que se diera cuenta, pregunte lo que su lengua no podía traducir a este mundo moderno. Ella era tan distinta de lo que distinguian mis ojos día tras día. Era la madre de unos hijos que partieron con la corriente, unos trotamundos que nunca pudo ver despertar. El silencio algunas veces fue su aliado, otras una maldición. Dios siempre estuvo a su lado, según susurra entre voces cuando más sola se siente. Nunca pereció entre la lucha a ciegas contra el enemigo que vivia a su lado. Los tuberculos soñaron sus sueños cuando era perseguida por la violenta realidad, su boca perdio más dientes de los que tenia por lo poco que se atrevio a revelar. Sus labios resquebrajados por el llanto y las nubes del invierno llevan la huella de su tristeza, perr aunque mis oidos y me mente lo crean ridiculo, ella no piensa en eso. Esa era una persona que ella no vio, de la que nunca fue amiga y a la que nunca quisiera visitar. ¡Que dulce es usted señorita! decia mientras yo observaba aquellos pies descalzos que ella pretendía ver hermosos, su voz salía de ningun lugar y tomaba el mismo rumbo insipiente, era como si tratara de conversar con un tercero dejando que sus palabras llegaran a quien quisiera oirlas. Nunca olvidare su mano tomando la harina y partiendo hacia las montañas, aquellas manos con tanta fuerza como para acabar con un oso pardo, se veían tan frágiles frente a tales confesiones. Su risa se volvio eco al igual que sus pasos, no escucho en ningun momento mi voz, siempre fue sola, con un vestido radiante y un rostro en cantador que profesaba su mente, una soñadora que con su mente huyó del conflicto de la realidad. Iba descalza, vestida con el corazón de un niño y la mente de un filosofo empirico. Esa era la voz de los hijos de la montaña, de la piel resquebraja de la corriente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

Al interior de un pequeño tejado

Hace tiempo que le busco, ¿O me busca? El hombre de la espalda curva y los pies de algodón flota sobre las estrellas y mece sus calcetas para acunar el paso de los días. Hace tanto que he dejado de hablarle, ya su rostro se disuelve en la tinta invisible de los años. Me gustaría volverle a robar un beso de colibrí, rápido, filoso, inquietante pero sobretodo dulce, como el néctar de las azucenas.

Espero algún día me encuentre ¿O lo encuentre? Quién sabe si soy yo o él quién sueña el paso de las horas sobre este teclado de hielo. Faltarán dos pasos y medio para las doce y aún el té no se posa sobre mis hombros de nube.

Deseos de domingo #21

A veces deseo ser una pequeña libélula danzando con el viento una coreografía invisible, y en noches de luna imagino como beso las nubes poco a poco hasta llenarme de algodón de estrellas. En las mañanas uso mi traje de seda bordeado con plumas de flamenco y llego volando hasta el trabajo y me poso en la pantalla de la computadora a dibujar un nuevo paisaje de azucenas.