Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

Devolución humana

Hace un tiempo, cuando los hombres dejaron sus pieles falsas y se convirtieron en lagartos pudieron asomar sus rostros dentro del agua, descubriendo que había una cantidad menor de aire a la de la superficie, y se fastidiaron. Con el tiempo muchos volvieron a dejar su piel y la cambiaron por plumas, dejando que sus alas rozaran el océano. Un día de esos cualquiera, uno se topó con un derrame de petroleo y quedo atrapado en su propio invento. Por lo cual, una vez más decidieron cambiar de piel, con tan mala suerte que la perdieron, y se convirtieron en microorganismos. Inconformes como siempre, obviaron su nueva existencia, ya era inútil intentar cambiar, la piel nunca sería tan flexible.

De días de Invierno...

Es tarde, agosto cae a borbotones sobre los hombros de los transeúntes... No hay nada que hacer, el viento se va y solo queda el ligero frío que siempre aparece a comienzos de septiembre, solo navega la idea de que desaparecerás pronto. ¿Como cambiar de posición las nubes para que creen formas?

De Incongruencias cerebrales

Han pasado más de 2 horas de su perdida, y la policía no desea ir a buscar su pequeño cuerpo en esta gran ciudad. Fue tan solo hace 12 horas que roce ligeramente su mano para decirle muchas cosas más de las que habría podido expresarle a un ser humano. Hace nada más 6 horas que soñé sus sueños, sin remover sus parpados. Hace 3 horas, 10 minutos que bese sus labios... En realidad no te perdiste, solo regresaste a tu casa.

Encuentros y despedidas II

Tan pronto como empieza a caer la lluvia, se me acaban las palabras.
Tu recuerdo sale a flote como si me embrujara. Tu ojos me siguen en medio del gran salon,
busco tu mano, entre tantos cuerpos y el corazon se me sale de la emoción.
Eres tu, tal y como te recordaba, plantado allí, con las manos en la espalda y el
cabello a medio peinar, con esa sonrisa a medias que me dice un poco menos de lo que desearia conocer. Guardare tu mirada esquiva, que evita que encuentre cualquier atisbo de emocion,
de amor perdido entre tus parpados, eres un tipo duro, a ratos.

Quizás, no. Es seguro, pensaré en ti, te extrañare, esta y durante unas cuantas mañanas más.
Nos conocemos de otra vida, nos veremos de nuevo.

Encuentros y despedidas.

Estar a la deriva,
navegando sobre mi pequeña barca
con la fuerza de un velero.

Mirar con solemnidad el horizonte
y recordar uno a uno
tus besos.

Ver la luna llena
reflejada en cada ola,
esperando
como siempre la marea.

Soñar cada caricia
que recorre tu cuerpo
mientras una rafaga de peces anaranjados
alumbran mi camino.

Que lejos me encuentro de casa,
que rápido regreso
con tus te quieros.

Definitivamente,
esto
es todo tuyo.