Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2013

Nevada

Sientes el calor y el agua hirviendo, luego el olor dulce, cremoso y aceitoso de la almendra. Le toco ligeramente, solo un roce como para intentarlo, y se evapora de inmediato sin darme chance. Es el primer encuentro y no me satisface, necesito un poco más. Vuelvo y me acerco mientras una gota surca los desniveles de mi piel hasta descender estrepitosamente al piso. El aire me genera cosquillas, mientras dejo caer una porción considerada dentro, ahora si puedo sentir lo que el aroma me predicaba, es más dulce y hasta un poco... que digo mmm vainillado quizás. Mientras baja beligerante por mi garganta suelto un suspiro y me doy cuenta que eso era lo que necesitaba en este apacible día de verano.

Abismos ajenos

Cuento las horas
tras un vidrio brumoso
y escucho sus historias
como si fueran aire envenenado.

Se ahogan
es que ya no saben como nadar
pobres peces, tan abandonados
ya no saben donde mirar.

La habitación se desmorona
ya no nos queda tiempo
les regalare un suspiro
haber si con eso
les puedo rescatar.

Naturalmente

Dibujo su rostro
en mi mente
y puedo sentir
su piel, su aire
cuando se fundía
con el mío.

Le amo
al igual que
la luz de luna
que renace en medio
de la noche.

El me enseña
cada día
como uno más uno
puede dar como resultado
uno.

Dispersión

De repente
como un barco de papel
que baja con la corriente
de la acera
me uno a la lluvia
y desaparezco.

Me siento distante
como un mar muerto
no nado, solo floto.

Solo me queda
un ultimo respiro
antes de que
vuelva a aparecer
en el cielo
y su luz
regrese a nuestros corazones,
entonces
ya no seré lluvia
pero de eso
ya conoces.