Ir al contenido principal

Historias Post-Apocalípticas


Hola. No me conoces y no sé quién eres. Es más, puede que no exista ninguna posibilidad de que sigas vivo (sin ofender a tu fantasma por supuesto) Pero está es la realidad del año 2084. Aquí no hay más que sobras incineradas, huesos, fuego que aún no se extingue y un centenar de ratas y cucarachas. Así que bienvenido a Histeca mi buen amigo, aquí tenemos el mejor lema de cualquier estado: Histeca, donde la histeria colectiva y la realidad nos hundieron. Pero no te aflijas que ahí es donde empieza lo bueno, y puesto que el nuevo censo poblacional me ha declarado como el individuo más alegre y carismático tengo el deber de darte un recorrido. Pero no sin antes presentarme: Soy Nicolás el famoso (pero no tan conocido) hombre cucaracha. Ya sé que luzco algo raro y todo pero es la última moda en Histeca o bueno en realidad la única que me ha permitido sobrevivir estos meses. Desde la revolución tengo seis patas, un par de antenas y una coraza que me protege del exterior (sí, sé que eso no se escucha muy agradable una vez que te he dicho que soy el hombre cucaracha pero así es como me las apaño).

Fue justo aquí, en Middle Land donde Histeca comenzó. Aún no había amanecido cuando sonaron las alarmas del simulacro matutino. Lentamente cada habitante de Middle Land se puso su bata y avanzo por las calles hacia el punto de encuentro más cercano, la multitud inundaba las avenidas. Los cuerpos de ayuda calculaban que en tan solo cuatro minutos cada casa y edificio de la ciudad estarían vacíos y exactamente así fue. Lo que nadie esperaba era que una nueva alarma sonará justo en el instante en que un avión cruzaba los cielos y abría sus compuertas. Durante unos cuantos segundos un grito ahogado inundo el aire, luego todo pareció volverse naranja y rojo y finalmente el silencio se hizo eterno. No puedo decir con exactitud cuánto tiempo duró el silencio o acaso lo que tuve que esperar para volver a moverme a la perfección, lo que te he contado es todo lo que alcanzo a recordar.

Aparentemente tu y yo somos los únicos habitantes de este confinado planeta (bueno sino contamos a las ya mencionadas ratas y cucarachas) pero quizás eso no dure mucho más. Llevo meses encerrado en mi pequeño laboratorio y he descubierto que si uno mis genes con los de las cucarachas puede que por fin presenciemos el primer hombre cucaracha y el equilibrio pueda restablecerse. Ya sé, se que te dije que yo era el primero, pero la verdad es que solo es un traje, supongo que debí trabajar en él cuando supe de las amenazas atómicas y por ello sobreviví. Desde entonces tengo miedo de quitármelo y empezar a mutar o quizás hasta desaparecer como lo han hecho muchos otros.

Mañana mediante un sistema de agujas perfectamente alineadas con el sol y un par de engranajes que rescate de una fábrica, creare unas capsulas en donde se concentrará la esencia genética de las cucarachas. Luego con otro par de agujas extraeré mi ADN y pondré ambas capsulas en una centrífuga movida por ratas, para que finalmente la energía electromagnética proveniente de la luna active los circuitos radiales modificando el proceso de evolución de las células.

El resultado pasará posteriormente a un sistema de aislamiento en donde la ooteca de la cucaracha será invadida por un espermatozoide el cual intervendrá en los procesos de mutación de la ninfa y generara una ninfa revestida por células que harán la vez de placenta. Será cuestión de dos semanas para que la placenta se rompa y el bebe/ninfa esté en las condiciones óptimas para adecuarse al ambiente actual.
Espero que sigas aquí para presenciarlo. No hay mucha gente con la que pueda hablar y las ratas empiezan a creer que me estoy volviendo loco. Una vez más bienvenido a Histeca ¡Hagamos que la magia comience!

Comentarios

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

Al interior de un pequeño tejado

Hace tiempo que le busco, ¿O me busca? El hombre de la espalda curva y los pies de algodón flota sobre las estrellas y mece sus calcetas para acunar el paso de los días. Hace tanto que he dejado de hablarle, ya su rostro se disuelve en la tinta invisible de los años. Me gustaría volverle a robar un beso de colibrí, rápido, filoso, inquietante pero sobretodo dulce, como el néctar de las azucenas.

Espero algún día me encuentre ¿O lo encuentre? Quién sabe si soy yo o él quién sueña el paso de las horas sobre este teclado de hielo. Faltarán dos pasos y medio para las doce y aún el té no se posa sobre mis hombros de nube.

Deseos de domingo #21

A veces deseo ser una pequeña libélula danzando con el viento una coreografía invisible, y en noches de luna imagino como beso las nubes poco a poco hasta llenarme de algodón de estrellas. En las mañanas uso mi traje de seda bordeado con plumas de flamenco y llego volando hasta el trabajo y me poso en la pantalla de la computadora a dibujar un nuevo paisaje de azucenas.