Ir al contenido principal

¿Cómo podemos descifrar el universo?

Es sencillo pasar horas escuchando el ruido, escuchando nuestras propias voces y lamentándonos o alabándonos por nuestros logros y fracasos pero ¿Cuán fácil es recurrir al silencio? Cuantas horas al día escuchamos aparatos eléctricos que parecen tener las mismas voces, los mismos contenidos y concluir con las mismas oraciones. ¿A dónde vamos? Me pregunto.

Cada vez que tomas el autobús, el tren o quizás cada vez que te subes a tu bicicleta llevas en mente un destino, un lugar al que debes llegar a un tiempo y hora indicados y si tomas la calle o ruta equivocada pasas las peores dos, cuatro u ocho horas de tu vida buscando la forma de regresar, de reparar los daños pero ¿Alguna vez lo has disfrutado?

Tengo veinte años y unos cuantos meses que pasan volando y traen consigo un año más, y después de horas y horas atravesando ciudades, barrios y pueblos aún no logro descifrar algunas cuantas cosas sobre lo que me rodea. El sonido del viento parece decir cosas que suelo olvidar, el confort de un lugar me hace permanecer demasiado tiempo en las mismas actividades, el sonido de ciertas voces me hace olvidar la existencia de otras aún desconocidas, mis propias manos suelen acostumbrarse y olvidan sentir de vez en cuando, mi boca come pero no degusta, mi cerebro piensa pero olvida y mi voz, mis ojos y mis oídos escuchan, hablan y ven “con detalle” pero son selectivos y a veces demasiado estereotipados.
¿Cómo podemos descifrar el universo? Me pregunto, y me doy cuenta que no existe un cómo sino una secuencia separada de letras que tienen un sonido familiar. C ó m o o         
                                                                                                                  C
Ó
M
O
No importa, es igual de complicado y poderoso quizás es cuestión de silenciarse, de vetarse de cualquier forma de movimiento, de cualquier intento de idea que se nos acerque mientras lo desciframos c – o – m – o, sí; un domingo puede ser capturado por un cómo sin necesidad de que perdamos la cabeza por yacer un par de horas bajo el cielo que ya no miramos.  Listo, vamos avanzando, pero vamos llegando al universo…                                                                         U-
N-
   I-
V-
                                 E- R- S- O.
Ahora sí que hemos perdido la cabeza. Quizás nos tome la vida, o quizás solo necesitemos una máquina del tiempo. Sí, lo has escuchado bien: una máquina del tiempo. ¿Qué para qué? Pues para que vuelvas a tirarte sin pensarlo sobre la tierra, para que hables con tus vecinos sin tener que pensarlo dos veces, para que la frase “Ahora no tengo tiempo” no exista, para que no existan peros ni clases sociales, para que las cosas no se definan por religiones ni por mártires, para que un partido pueda terminar con una reunión muy grande de celebración y un “nos vemos en la próxima”, para que las peleas no duren toda la vida, para que el “dinero” no sea algo que nos falta o nos sobra, para que una tarde viendo las nubes sea más entretenida que Doctor Who o la telenovela del momento. Así podemos descubrir el U N I V E R SO, único y contenedor de varios. Tan fácil como despertar cada mañana y recordar que nada te pertenece y que todo puede desaparecer en una pestañeada.

Así que salgan y caminen como turistas del universo cada mañana, ya saben Cómo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

Mi mamá no es de este planeta.

Ella, aunque este
a kilómetros de distancia
sabe si estoy enferma,
si me he puesto triste
o incluso si hice alguna travesura.

Mi mamá aunque este lejos
me abraza en las noches,
me protege y me cuida
de todo aquello
que pueda dañarme

Mi mamá como la tuya,
es la mejor del mundo:
sabe alegrar los días,
se preocupa en exceso,
cura enfermedades con caricias,
se enoja como nadie
y transforma los días en aventuras.

Mi mamá como la tuya,
me ha enseñado tantas cosas
que aunque hoy estemos en países diferentes
puedo abrazarla con letras
y sabrá todo lo que la quiero.

¡Feliz día mamá!
Estoy más que segura
que no eres de este planeta.

Al interior de un pequeño tejado

Hace tiempo que le busco, ¿O me busca? El hombre de la espalda curva y los pies de algodón flota sobre las estrellas y mece sus calcetas para acunar el paso de los días. Hace tanto que he dejado de hablarle, ya su rostro se disuelve en la tinta invisible de los años. Me gustaría volverle a robar un beso de colibrí, rápido, filoso, inquietante pero sobretodo dulce, como el néctar de las azucenas.

Espero algún día me encuentre ¿O lo encuentre? Quién sabe si soy yo o él quién sueña el paso de las horas sobre este teclado de hielo. Faltarán dos pasos y medio para las doce y aún el té no se posa sobre mis hombros de nube.