Ir al contenido principal

Achotal y las estrellas

Todas las noches cuando los grillos y los sapos murmullan en la ciénaga, me siento junto a los árboles de cacao a cantarle a las estrellas acompañada por mi perro Toby. Esperando ansiosos a que alguna de ellas cumpliera nuestras suplicas.

Recuerdo muy bien ese día en la vereda. Mis hermanos salieron a trabajar donde Don Javier, a recoger la mercancía que debía ser mandada a otros lugares del país. Desde que el gobierno había empezado a disminuir los cultivos, el trabajo había empezado a escasear y María, Soledad y yo habíamos tenido que dejar el colegio y dedicarnos a viajar todas las mañanas hasta el pueblo a trabajar en las casas de las Doñas. Pasábamos el día barriendo, lavando y quitando el polvo de aquí y allá.

Pero esa mañana de martes, las Doñitas nos despidieron del trabajo y regresamos a casa sin un peso. Poco después mis hermanos trajeron las mismas noticias y todos nos deshicimos en llanto. El calor era sofocante, teníamos hambre y solo un par de gallinas viejas, un plátano y ese cacao que no hacía más que estorbar. Si seguíamos así, estaba segura de que terminaríamos comiéndonos a Toby o a la flaca vaca de Soledad. Todo era un desastre, las estrellas me habían fallado, las Doñas me habían fallado y ahora Toby huía camino arriba. Entonces grité tan fuerte como pude, tanto que pensé que mis pulmones iban a estallar y de repente un rugido pareció salir de mi boca. Pero no, no era yo… Sonaba más bien como a un ¡Carro! No, eran muchos carros.

Corrí hacía la entrada de la casa y los vi, eran hombres y mujeres que hablaban extraño y se detuvieron afuera de la casa. Durante largas horas hablaron con mi papá, parecía como si trataran de convencerlo de algo y cuando finalmente acepto todos regresaron a sus carros y volvieron a irse. Esa noche mis hermanos y mi papá debían ir a una reunión en el bohío.

María, Soledad, Toby y yo los esperamos en el jardín, temiendo que no fueran a regresar nunca más como les había sucedido a otros niños. Entonces como solía hacer le cantamos una canción especial a las estrellas para que todo cambiara hasta que el sueño fue meciéndonos en sus brazos, regresándonos a casa.

Las reuniones siguieron durante varias semanas y un día, trajeron un montón de madera y armaron una serie de escaleras extrañas atrás de la casa. Al principio pensé que traerían muchas gallinas y me acerque a una señora y le dije:

- Doñita, pero si usted mete las gallinas ahí, sin encerrarlas de alguna forma, ellas van a salir volando o peor ¡se las puede comer un animal! No, Doñita no va a ser tan cruel de dejarlas tiraditas ahí ¿verdad?

Entonces ella se río y sonriéndome me dijo:

-No cariño, eso no es para poner gallinas, es para fermentar el cacao y volverlo chocolate, ¿has comido chocolate?

-¿Esos árboles inútiles producen chocolate? Pero si no saben dulce.

-Sí, ya verás cuando terminemos como ocurre la magia.

Así espere durante un par de días a que ese árbol inútil se volviera dulce y una mañana que parecía no acabar nunca, la señorita fue a buscarme con un trocito del chocolate más rico que hubiera probado en mi vida y desde entonces mis hermanos y la gente de la vereda lo producen. Ya nadie tiene que huir de los policías cuando cierran los cultivos, nosotras podemos seguir estudiando en el colegio y la vaca flaca y vieja de Soledad puede estar feliz de que seguirá viva.

Comentarios

  1. Hermoso texto costumbrista, natural, sencillo y hasta didáctico.

    Me alegra encontrarte por mi txoko. Te abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escaparates de la luna

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

The Listener

Pintura por Alice Lin - "The Listener"
Es viernes y los pájaros cantan en lo alto de la montaña, La luna ausente del mediodía recuerda el olor a crisantemos y la mujer con aroma a ciprés sienta en su regazo una hoja de amapola.
Pasan las horas y todo permanece inmóvil hasta que la hoja decidida a la aventura parte hacia el cielo. La mujer intenta alcanzarla en pleno vuelo pero falla
Un pintor a muchos kilómetros de distancia pinta una calandria sobre el regazo de una mujer desconocida con aroma a ciprés y gabán azul. 



Mi mamá no es de este planeta.

Ella, aunque este
a kilómetros de distancia
sabe si estoy enferma,
si me he puesto triste
o incluso si hice alguna travesura.

Mi mamá aunque este lejos
me abraza en las noches,
me protege y me cuida
de todo aquello
que pueda dañarme

Mi mamá como la tuya,
es la mejor del mundo:
sabe alegrar los días,
se preocupa en exceso,
cura enfermedades con caricias,
se enoja como nadie
y transforma los días en aventuras.

Mi mamá como la tuya,
me ha enseñado tantas cosas
que aunque hoy estemos en países diferentes
puedo abrazarla con letras
y sabrá todo lo que la quiero.

¡Feliz día mamá!
Estoy más que segura
que no eres de este planeta.