Ir al contenido principal

Por supuesto que me acuerdo de ti

Adorada Luce,

Por supuesto que me acuerdo de ti. Cómo haberte olvidado,  si conozco la curva de tus labios y la facilidad de tu ceja para arquearse cuando no entiendes mis preguntas. ¿Cuántos barcos te ayude a pintar en las puertas de cada viaje? ¿Cuántas veces lanzamos aquellos botes salvavidas por la borda? ¿Cuántas noches te he pensado?

Hace dos años encontré un sobre vacio con tu dirección bajo la puerta y tuve miedo de escribirte, pero te juro por Dios que las estrellas me obligan a hacerlo. Es Abril al igual que cuando huiste de casa y contrataste con tus ahorros un pequeño bote pesquero a un marinero con un nombre impronunciable. Era más joven en ese entonces y tú sonreías como los ángeles porque te embarcabas en la aventura de tu vida. ¡Qué equivocada estabas! No fue tu vida la que cambio, sino la mía. Cada mañana solías poner Rock and Roll en la radio y despeinar tu melena mientras la luz del sol inundaba tus ojos, cambiando el océano de color con solo respirar. Fueron quinientas sesenta noches las que pasamos reencontrando islas, cavando tesoros, sembrando imposibles, guardando lunas para las noches tristes, coleccionando recuerdos. Pero fue en el día quinientos sesenta y uno cuanto te robe un beso, cuando supe que bajarías del barco para siempre. Sonreíste con la tristeza en los labios y con una leve brisa marina en tu valija regresaste a la ciudad.

Poco después deje de navegar, compre una casa junto al muelle y empecé a escribir en el diario local sobre nuestros viajes. Con el pasar del tiempo nos volvimos leyenda y ahora solo soy un viejo junto al mar contando las estrellas. El sobre vacío solo tiene el nombre de un lugar que amamos, un lugar donde quizás vivas con tu esposo e hijos, un recuerdo. Te escribo porque la luna y las estrellas se acuerdan te ti querida Luce y en nuestro refugio, en aquel lugar donde dejaste ese beso extraviado queda todo lo que fue y será este humilde marinero. Si para cuando llegue esta carta a tus manos ya he partido, ve allí y recoge el tesoro que siempre fue tuyo.

Con amor,


Tom Nifwl

Comentarios

  1. Bello escenario para una bonita carta de amor . El mar y la llamada de las estrellas...

    Besos, siempre

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escaparates de la luna

Entradas populares de este blog

100 COSAS PARA HACER ANTES DE QUE SE ACABE EL AÑO

Lo más probable es que haya sido por envidia o quizás solo fuese el simple placer de pensar en imposibilidades factibles, en cualquiera de los casos está es mi lista de 100 cosas que quiero hacer por lo pronto, espero se animen a hacer la suya:
1.Escribir un poema que me haga recordar algo que aún no sucede
2.Regalarle un abrazo a un desconocido en una noche fría. 3.Viajar a un lugar con cielo despejado 4.Caminar sin rumbo unas cuantas horas 5.Encontrar algo y empezar una colección de cosas perdidas 6.Rodar colina abajo esquivando los árboles 7.Hacer un picnic con mi hermana 8.Preparar un pudín 9.Darle ese pudín al hombre iguana proveniente de la lejana estrella 10.Hacer Pan con nueces 11.Retomar aquella novela que había comenzado hace un año 12.Darle una sorpresa al hombre de la luna 13.Preparar un postre con papá que aún no se haya inventado 14.Salir a caminar con mamá en una noche estrellada 15.Hacer una ilustración que me encante y regalársela a mi futuro sobrino 16.Leerme los libros que he co…

Al interior de un pequeño tejado

Hace tiempo que le busco, ¿O me busca? El hombre de la espalda curva y los pies de algodón flota sobre las estrellas y mece sus calcetas para acunar el paso de los días. Hace tanto que he dejado de hablarle, ya su rostro se disuelve en la tinta invisible de los años. Me gustaría volverle a robar un beso de colibrí, rápido, filoso, inquietante pero sobretodo dulce, como el néctar de las azucenas.

Espero algún día me encuentre ¿O lo encuentre? Quién sabe si soy yo o él quién sueña el paso de las horas sobre este teclado de hielo. Faltarán dos pasos y medio para las doce y aún el té no se posa sobre mis hombros de nube.

Deseos de domingo #21

A veces deseo ser una pequeña libélula danzando con el viento una coreografía invisible, y en noches de luna imagino como beso las nubes poco a poco hasta llenarme de algodón de estrellas. En las mañanas uso mi traje de seda bordeado con plumas de flamenco y llego volando hasta el trabajo y me poso en la pantalla de la computadora a dibujar un nuevo paisaje de azucenas.