Ir al contenido principal

Entradas

Al interior de un pequeño tejado

Hace tiempo que le busco, ¿O me busca? El hombre de la espalda curva y los pies de algodón flota sobre las estrellas y mece sus calcetas para acunar el paso de los días. Hace tanto que he dejado de hablarle, ya su rostro se disuelve en la tinta invisible de los años. Me gustaría volverle a robar un beso de colibrí, rápido, filoso, inquietante pero sobretodo dulce, como el néctar de las azucenas.

Espero algún día me encuentre ¿O lo encuentre? Quién sabe si soy yo o él quién sueña el paso de las horas sobre este teclado de hielo. Faltarán dos pasos y medio para las doce y aún el té no se posa sobre mis hombros de nube.
Entradas recientes

Mi mamá no es de este planeta.

Ella, aunque este
a kilómetros de distancia
sabe si estoy enferma,
si me he puesto triste
o incluso si hice alguna travesura.

Mi mamá aunque este lejos
me abraza en las noches,
me protege y me cuida
de todo aquello
que pueda dañarme

Mi mamá como la tuya,
es la mejor del mundo:
sabe alegrar los días,
se preocupa en exceso,
cura enfermedades con caricias,
se enoja como nadie
y transforma los días en aventuras.

Mi mamá como la tuya,
me ha enseñado tantas cosas
que aunque hoy estemos en países diferentes
puedo abrazarla con letras
y sabrá todo lo que la quiero.

¡Feliz día mamá!
Estoy más que segura
que no eres de este planeta.

Arturus

Escucho como llegan desde lejos
los susurros de tu piel que me llaman
y recuerdo aquellas tardes en la banqueta
mirando las diez mil estrellas que haríamos nuestras.

Pronto nos veremos mi linda estrella.

Hogar, dulce hogar

Saber que pronto estarás en casa
que respirarás el mismo aire
- o la ilusión de que es el mismo-
que respirabas cuanto tenías cinco.

Sentir en la piel el olor de casa
recordar el lugar exacto de las cosas
ver como poco a poco
el corazón se escapa por tu boca.

Recordar que será efímero
olvidarlo inmediatamente
ponerse en posición
para saltar al vacío.


Imagen: Cover album de Neutral Milk Hotel

Lo niego todo

Star Creator by Shelia Liu La luna sonríe desde lo alto
y yo desde mi escritorio ajado
Lo niego todo
Las tardes de diciembre
las desdichas del mundo
Las palabras poco convincentes
del diccionario
Bombardeo, guerra, Yemen
Diplomacia, apatheid, inmigrante
refugiado, sirio, palestino, musulmán
nacional o extranjero,
política o atentado.

Lo niego todo
y marcho y grito y alzo mi voz
y siento las grietas del mundo
como cicatrices
que resquebrajan mi piel
mis huesos, mis palabras
las lágrimas y el agua que contienen
mi futuro, el futuro de ellos de otros
de el mismo
las multitudes, los tratos,
los saludos, los muros.

Lo niego todo
sin desconocerlo en absoluto,
lo niego todo
para rehacer la historia
a partir de la unión del mundo.


Evolution

Entender que el movimiento no pertenece únicamente a la vida,
que la vida no está dada solo a los elementos que existen desde tiempos inmemorables,
entender que la poesía es una sucesión ilimitada de seres que saltan al vacío,
sin miedo a no poder soportar el dolor o el golpe o la caída.

Enter que la vida y la poesía son ajenas al tiempo, ajenas a la humanidad.

Dream a little blue dream

En el rincón más alejado de la estancia, una niña se pregunta cuántos pelos puede contener la piel de un conejo. En otra habitación un poco más estrecha que la anterior, un pequeño niño de dientes grandes y separados le susurra a su mano derecha que por favor no lo lleve más a la oscuridad o lo sacaran de la casa. 
Finalmente al fondo a la izquierda, justo al lado del baño más amplio de la humilde cabaña yace un conejo, es largo y café, tiene patas largas y ojos verdes. Le gustan los trajes azules y usar corbatín rojo, anda descalzo y se pone sombrero de copa. Bebe vino caliente con galletas y le canta a la luna cuando su corazón enloquecido lo necesita.
Fuera todo está tranquilo, solo se escuchan los ligeros pasos de las enfermeras sobre la moqueta.